GUASA

GUASA

Guasa y la Romería de Santa Orosia 

Los vecinos de esta localidad han sabido mantener, a lo largo de las generaciones, sus fiestas locales, que se celebran para San Sebastián (20 de enero) y la Santa Cruz (3 de mayo), así como su participación en las romerías más importantes de la zona.

Guasa, junto a otros 237 pueblos de provincia de Huesca, ha participado históricamente en la romería a San Indalecio, que se celebra actualmente en la primera quincena de junio. En ella los romeros de cada pueblo ascienden hasta la pradera de San Indalecio, junto al Monasterio Alto de San Juan de la Peña. Lo que tradicionalmente tenía lugar para hacer rogativas de lluvia, es hoy en día un multitudinario acto religioso y sociaI.

Pero el acto religioso y festivo en el que Guasa tiene un papel destacado es en la romería para venerar a Santa Orosia que tiene lugar el 25 de junio en Jaca. Según la tradición, fue en Guasa donde el pastor Guillem reposó en su camino para depositar el cuerpo de la santa en la ciudad de Jaca. Para conmemorar este hecho, el día 24 de junio, día de San Juan, los romeros antes de partir a la catedral de Jaca se reúnen en Guasa donde son obsequiados con queso, pan y vino.

El paso del ferrocarril por la Val Ancha  

La Val Ancha, al ser un paisaje llano, ha sido históricamente una importante zona de paso de personas y mercancías entre el norte y el sur. Estas ideales condiciones del terreno y su estratégica ubicación en los nudos de comunicaciones con Francia, hicieron que esta zona fuera ideal para plantear parte del trazado de la importante línea ferroviaria que unió Zaragoza con la frontera con Francia. Esta línea ferroviaria, aún en uso, discurre por el oeste del casco urbano de Guasa.

Tan sólo cinco años después (1848) de que se inaugurara el primer ferrocarril en España, entre Barcelona y Mataró, ya estaba redactándose el proyecto de este tren que partiendo de Zaragoza remontara los valles del río Gállego y Aragón hasta llegar a Canfranc, desde donde, a través de un túnel de 8 kilómetros permitiese enlazar con la Compañía del Midi y continuar el viaje en el país vecino. Los trabajos del tramo que unió la capital oscense con la ciudad de Jaca debieron esperar hasta 1882 para comenzar y no será hasta 1928 cuando el tren pueda parar en la mítica y espléndida estación de Canfranc. La llegada del ferrocarril a finales del siglo XIX a las localidades de la Val ancha y a la ciudad de Jaca se tradujo en un importante impulso económico y una mejora en la vida de sus vecinos ya que permitía conectar este enclave del Pirineo con el Valle del Ebro y el resto de capitales de la Península.

PR-HU 69: un paseo entre Guasa e Ipas 

Desde Guasa se puede emprender un sencillo sendero circular que une estas dos localidades de la Val Ancha. Este recorrido está adecuado y señalizado para hacerlo a pie y en bicicleta de montaña y es recomendado para todo tipo de visitantes. Estos 6 kilómetros de ruta, en menos de dos horas, nos permitirán conocer de cerca el entorno natural de la Val Ancha. En el horizonte de esta extensa llanura, dividida en cientos de campos cerealistas, podremos distinguir el resto de las localidades que componen esta ruta patrimonial. Muchas de ellas, se ubican encima de las llamadas «coronas» que son como se llama en la zona a estos pequeños cerros.

Para los que cuenten con una mejor forma física y quieran alargar la jornada senderista, este recorrido se enlaza con el sendero PR-HU81 que nos lleva hasta lo alto del Fuerte del Rapitán. Desde allí las vistas de la Val Ancha, la Sierra de la contienda y la Peña Oroel sí que son realmente espectaculares.