LASTIESAS

LASTIESAS

La Val de Aísa: de la montaña al llano

Lastiesas Bajas y Lastiesas Altas pertenecen administrativamente al término municipal de Jaca, pero desde un punto de vista geográfico se insertan al sur del Valle de Aísa. Candanchú, Aísa, Esposa y Sinués son las otras localidades de La Jacetania que conforman este valle pirenaico vertebrado por el río Estarrún, el cual recorre el fondo valle en sentido norte – sur. Así pues el entorno natural de Lastiesas Bajas y Lastiesas Altas es un  paisaje de transición entre el llano de La Solana y las siluetas de las cimas pirenaicas que superan los 2.000 metros de altitud: Cucuruzuelo, As Blancas, Punta Lecherín, Pico Aspe y Puntal del Bozo.

Dominios señoriales

Estas dos pequeñas localidades pertenecientes a Jaca son un caso singular ya que desde hace siglos tiene entidad propia a pesar de no contar con un casco urbano como tal ya que se trata de explotaciones agropecuarias. Pero estos pequeños núcleos tiene una gran historia ya que su origen nos traslada hasta el siglo XVI y XVII, momento en el cual señores infanzones de la zona establecen en sus dominios estas construcciones destinadas a viviendas y a edificios destinados al cultivo de las tierras y del cuidado de los animales.

Realmente Lastiesas Bajas y Altas son como dos pequeños pueblos ya que cuentan ambas con parroquia, corrales, graneros, bodegas para vino, pozos, horno de pan en el interior, etc. Aunque son un ejemplo excepcional, siguen la misma configuración y usos de las edificaciones de las pardinas tan propias del medio rural de la provincia de Huesca.

Paseo por el río Estarrún

Este río es el elemento que domina el paisaje de Lastiesas Bajas y Altas en su camino hasta el sur donde desemboca en el río Aragón, ya en el llano, en la zona de La Solana. Desde el caserío de Lastiesas Altas, a 941 metros de altitud, podremos obtener una magnífica vista panorámica del cauce de este río rodeado de suaves cimas cuyas laderas están dominadas por extensos bosques de coníferas. Hacia el sur veremos el río continuando su camino, flanqueado por densos bosques de ribera. Hacia el norte veremos como el Estarrún baja del Pirineo encajado entre montañas cada vez más altas. Además de disfrutar de la vista que se obtiene desde Lastiesas Altas, merece la pena desde el núcleo de Lastiesas Bajas acercarse al río y dar un paseo por sus riberas. Éstas están pobladas por sombríos sotos que poseen hermosos ejemplares de chopos, sauces, fresnos y mimbreras que se mezclan con carrizales, arbustos y plantas trepadoras como la llamada «betiquera», la jabonera o los botones de oro.