NAVASILLA

NAVASILLA

Las chimeneas de la Jacetania 

Sobre los tejados de las viviendas tradicionales de esta comarca aparecen uno de los elementos más característicos y peculiares de la arquitectura de Ia zona: las chimeneas.

Ya sean circulares, como Ia de Casa Alejandro, o de sección rectangular, como Ia que remata el tejado de Casa Palacín, todas son de gran tamaño y altura para evitar que fueran cubiertas por la nieve. Se levantaban en piedra tosca, que es una piedra más ligera y porosa que se extraía de canteras de la zona.

Estas chimeneas no son solo un peculiar elemento arquitectónico sino protagonistas de toda una serie de tradiciones populares al coronarse por los llamados espantabrujas. Unas figurillas, también labradas en piedra tosca, que según la tradición ancestral de la zona evitaba que estos seres, que moraban en los montes, penetraran en los hogares.

El pozo y el patrimonio hidráulico

En Ia calle única de Navasilla se conserva en buen estado uno de los pozos que usaban dos casas de Ia localidad para abastecerse de agua antes de la llegada del agua corriente. Aunque reformado, su construcción, sigue las pautas propias de Ia arquitectura tradicional de Ia zona: muros de mampostería y tejado a dos aguas de losas de piedra.

Este pozo, que es uno de los tres que tenia Navasilla, no sólo servía para el agua de uso domestico sino que tiene la singularidad de que en su interior hay un deposito que cuando se llenaba hacía que saliera agua por un caño que rellenaba la poza de un abrevadero que tiene en uno de sus lados y que servía de abastecimiento para el ganado.

El agua es un importante nexo de unión entre las localidades de este territorio. No sólo por su presencia en la naturaleza en forma de ríos, barrancos o pozas sino también porque durante siglos fue dando lugar a innumerables construcciones para su aprovechamiento tales como pozos, abrevaderos, lavaderos, molinos, azudes, etc. que están presente en muchas de las localidades de Jaca y que son testigos de la forma de vida tradicional.

La Val Ancha y la Val Estrecha 

Navasilla y el resto de localidades de esta ruta turística se ubican en un territorio geográfico caracterizado por ser una llana depresión – una «val» – que une la ciudad de Jaca con la de Sabiñánigo. A su vez, tradicionalmente, en esta zona se han diferenciado en Val Estrecha y Val Ancha. Una separación marcada por dos elementos geográficos: la formación geológica de Los Capitiellos y el arroyo Tulivana, un pequeño afluente del rio Gallego.

Desde el entorno exterior de Ia cabecera de la iglesia de San Martin de Tours se obtiene una magnifica vista de las tierras llanas del entorno natural de Navasilla, las cuales llegan hasta Los Capitiellos, un muro natural que esconde al otro lado a las localidades de Orante y Martillué.